Adictos a la belleza

¿Hasta dónde somos capaces de llegar por lograr la perfección y la aceptación de nosotros mismos y la sociedad que nos rodea?

En las últimas décadas la medicina cosmética ha avanzado tanto que es posible cambiar por completo el cuerpo de una persona. Hoy en día la cirugía cosmética ha pasado de ser una necesidad a ser una moda, siendo este el caso de los “adictos a la belleza”, quienes convierten la sala de operaciones en su lugar de preferencia.

Estas personas, en su mayoría, se someten a este tipo de operación por vanidad, baja autoestima o temor a envejecer; Hombres y mujeres participan en esto de igual manera, principalmente entre edades de 17 a 30 años y en menor medida personas de 45 a 70 años. Comienzan con pequeños cambios y no logran detenerse hasta que su cuerpo ha cambiado por lo menos en un 50 % y se encuentra lleno de prótesis o resultados quirúrgicos.
Entre las operaciones más comunes están:
Implante de prótesis mamaria: Se trata de mejorar el tamaño y la forma de las mamas implantando en las mismas una prótesis de gel o de silicona.
Liposucción: Es un procedimiento realizado para eliminar el tejido graso que no se pierde con ejercicio o dietas extirpándolo, logrando así mejorar la figura corporal tanto en hombres como en mujeres.
Rinoplastia: Se utiliza para dar una mejor forma a la nariz, ya sea reduciendo o incrementando su tamaño y cambiando su forma o ángulo entre otras opciones.
Implante de glúteos: Creado para mejorar la figura y el volumen en esa zona insertando una prótesis de gel resistente y más plana que la prótesis mamaria.
Botox: Utilizando una pequeña dosis de toxinas diluidas se desaparecen arrugas y dan un aspecto más joven a la piel.
Abdominoplastia: Se realiza para modelar la figura al nivel del abdomen removiendo el exceso de piel y grasa del abdomen y tratando los músculos para mejorar la forma.

También podemos mencionar:
• Dermoplastia
• Ritidectomia (estiramiento facial)
• Blepharoplastia (párpados)
• Aplicación de colágeno
• Implante capilar
• Reducción de los labios vaginales


Estas personas están tan centradas en perfeccionar y mejorar su imagen que pueden llegar a gastar las más grandes cantidades de dinero en las operaciones ya que las consideran indiscutiblemente necesarias.

Algunos consideran que a través de esto lograran conseguir más aceptación o afecto por parte de quienes los rodean; otros temen a envejecer, a perder la vitalidad que los caracteriza; y los otros, “los más adictos” solo desean repetir la sensación de estar en el quirófano, de estar “al filo del bisturí”.

Muchas veces se corren grandes riesgos en estas operaciones dando como resultado graves consecuencias para el paciente, en algunos casos suelen perder partes de su cuerpo solo por que éste no es compatible con el implante, en otros puede generar cáncer, y en el peor de los casos, la muerte.

Entre los ejemplos más claros de esto se puede nombrar artistas reconocidos como Cher, Kate Moss, Michael Jackson, Madonna o Mickey Rourke, quienes agradecen a sus doctores por su alta autoestima, su belleza y la atención proporcionada por la sociedad.

Finalmente, en la búsqueda del cuerpo perfecto, de la belleza máxima y de la aceptación total, muchos son los que han olvidado lo que eran antes de comenzar las operaciones, las personas o los lugares que frecuentaban antes de empezar los cambios y solo ven lo que está frente al espejo, solo oyen a quienes los adulan o al doctor que les recomienda los cambios que aun pueden realizar, todo esto sin importarles el daño que puedan causarse a sí mismos y a los que los rodean; dentro de su adicción sólo piensan en lograr la imagen perfecta cueste lo que cueste, sin tomar en cuenta los riesgos que corren.

Aquí podrán encontrar más información acerca del tema:

- Cirugías Cosméticas.
- Los hombres tambien son adictos.
- Adictos al Botox.