"Vivo por él y para él", "mi existencia no tiene sentido, sin ella", "es lo más importante en mi vida",
"sin ti me muero", "eres mi todo", "no sé que haría sin ti", "sin ti, mi vida no tiene sentido".


Expresiones como estas han sido más de una vez nuestras más sinceras declaraciones de "amor", y concebimos cada una de estas afirmaciones como la existencia de un "amor verdadero"; y es que por millones de años la tradición nos ha inculcado patrones como: "el sufrimiento es amor", "el que cela,ama", "el autentico amor, irremediablemente, debe estar infectado de adicción", y nos han ido sumergiendo en un concepto de "amor" totalmente psico-dependiente y posesivo, génesisde miedos, insatisfacciones y adicciones a relaciones mal sanas, donde las palabras: identidad, autorrespeto, autonomía y libertad están absolutamente censuradas.

El perjuicio del apego afectivo es abrumante, según los expertos la mitad de las consultas psicológicas se deben a problemas ocasionados o relacionados con dependencia afectiva, y en muchos de los casos a pesar de que la relación es perjudicial, los afectados son incapaces de ponerle fin, por miedo al abandono, la soledad o la perdida afectiva.

La adicción afectiva enferma, incapacita, elimina criterios, degrada, deprime,genera estrés, asusta, cansa, desgasta y, acaba con todo residuo de humanidad posible, ya que la persona dependiente desarrolla patrones obsecivos de compartamientos, se vuelve un ser temeroso, celoso, inseguro y hace lo que sea para mantener a la persona a su lado, así sea aguantando humillación y sufrimiento en silencio, todo por no perder a la persona "amada".

Estudios realizados por el psicólogo Walter Riso han determinado que el pensamiento central de la persona apegada afectivamente y con baja tolerancia al sufrimiento se expresa así:
"No soy capaz de renunciar al placer, bienestar y seguridad que me brinda la persona que amo y no soporto su ausencia. No tengo tolerancia al dolor. No me importa qué tan dañina o poco recomendable sea la relación, no quiero sufrir su pérdida. Definitivamente, soy débil. No estoy preparado para el dolor".

La persona crea un esquema mental de permanencia, donde no tiene cabida la posibilidad de ruptura, según el psicólogo Walter Riso el pensamiento central de la persona apegada y con ilusión de permanencia se expresa así:
"Es imposible que nos dejemos de querer. El amor es inalterable, eterno, inmutable e indestructible. Mi relación afectiva tiene una inercia propia y continuará para siempre, para toda la vida".
Pensar de esta manera es morir en vida, es negarte la posibilidad de sentir un amor libre de ataduras, sin miedo a la pérdida y sin hacer de ti un ser humano minúsculo, incapaz de tener un verdadero y propio sentido de vida. Debemos desligarnos de amores enfermizos, y vencer el apego afectivo, así que es importante estar claros que el desapego no es desamor, sino una manera sana de relacionarse, cuyas condiciones son: independencia, no posesividad y no adicción, lo cual se consigue respetandonos, valorandonos, y que nuestro proyécto de vida no sea en base a otra persona, mas que en nosotros mismos.
La persona no apegada es capaz de controlar sus temores al abandono, no cree que deba destruir la propia identidad en nombre del amor. Declararse afectivamente libre es promover afecto sin opresión, es distanciarse de lo perjudicial y hacer las pases con la ternura.

Walter Riso en su libro ¿Amar o depender?, nos invita a hacer del amor una experiencia plena y saludable, libre de ataduras, presentandonos un concepto de amor real:
"Amar sin apegos es amar sin miedos. Es asumir el derecho a explorar el mundo intensamente, a hacerse cargo de uno mismo y a buscar un sentido de vida. También significa tener una actitud realista frente al amor, afianzar el autorrespeto y fortalecer el autocontrol. Es disfrutar de la dupla placer/seguridad sin volverla imprescindible. Es hacer las pases con Dios y la incertidumbre. Es tirar la certeza a la basura y dejar que el universo se haga cargo de uno. Es aprender a renunciar.
El amor está hecho a la medida del que ama. Construimos la esperiencia afectiva con lo que tenemos en nuestro interior; por eso nunca hay dos relaciones iguales. El amor es lo que somos. Si eres irresponsable, tu relación será irresponsable. Si eres deshonesto, te unirás a otra persona con mentiras. Si eres inseguro, tu vínculo afectivo será ansioso. Pero si eres libre y mentalmente sano, tu vida afectiva será plena, saludable y trascendente.
Amar sin apegos no implica insensibilizar el amor. La pasión, la fuerza y el impacto emocional del enamoramientonunca se merman. El desapego no amortigua el sentimiento; por el contrario lo exalta, lo libera de sus lastres, lo suelta, lo amplifica y lo deja fluir sin resticciones".


"El amor es ausencia de miedo".
Amemos libremente...






Páginas web recomendadas:
www.tnrelaciones.com
www.clarin.com
www.paranosotras.org