Editado por:
Aries Gómez
Joel Araujo
Rut Ramírez
Sharly Ramírez

DIFERENCIAS ENTRE ORALIDAD Y ESCRITURA


La comunicación ha sido siempre una necesidad de vida para el ser humano, de allí que se hayan ideado muchas formas de comunicarse. Comúnmente el lenguaje oral y el escrito son los más empleados al momento de transmitir un mensaje, y aunque ambos cumplan una misma finalidad, son muchas las diferencias que existen entre ellos, y es menester conocerlas, ya que vivimos en constante comunicación con la sociedad. Así pues, Comenzaremos por definir la oralidad y la escritura para después establecer sus diferencias.

La oralidad se refiere a la comunicación, mediante el uso del habla, entre dos o más personas. El lingüista Walter Ong, expuso la existencia de dos tipos de oralidades:
La primaria, realizada directamente por dos o mas hablantes, por ejemplo: cuando hablamos con un amigo o un familiar, cuando estamos escuchando al profesor en la clase de lenguaje, cuando le contamos a nuestra madre lo que hicimos durante el día, etc.
La secundaria, en la que intervienen los medios de comunicación como la televisión, la radio, o bien los aparatos tecnológicos de la actualidad como los teléfonos móviles, pues por medio de estos se comunican mensajes, transmitiendo al público información de cualquier índole.

La presencia del emisor y el receptor en la comunicación oral lleva consigo una serie de elementos algunos verbales y otros no, que ayudan a conseguir los objetivos comunicativos con mayor facilidad que en la lengua escrita. Estos son:
a) Los gestos, la actitud y la distancia entre los interlocutores, lo que a veces es más significativo que las palabras.
b) La entonación, que matiza el sentido de lo que se dice hasta el extremo de que puede, incluso, cambiar el significado de una frase. Asimismo, influyen también en la comunicación oral algunos aspectos fónicos como el timbre y el tono de voz, o las pausas y silencios, que son tan expresivos como las palabras.
c) El hecho de que los interlocutores compartan tiempo y espacio conlleva a una mayor espontaneidad en el discurso oral, puesto que aunque haya alternancia en las intervenciones, es posible la interrupción del mensaje del emisor o la suspención de la opinión del receptor.
d) La abundancia de términos coloquiales, las repeticiones y disgresiones permiten un mayor entendimiendo del tema del cual se habla.
e) El papel o rol social de quienes intervienen en la comunicación dará lugar al uso del registro correspondiente, sea formal o coloquial. Además, originará también el uso de formas lingüísticas de cortesía.
f) En el discurso oral se elude la expresión de aquellos hechos o pensamientos que los interlocutores sobreentienden como consecuencia de una relación social próxima. Esto provoca la aparición de gran cantidad de implícitos o presuposiciones en la conversación, que en nada mediatizan la comprensión del mensaje. Por ejemplo: "Esta tarde hay una charla sobre los estudios de medicina...tengo que estudiar para un examen de mañana." El implícito es la imposibilidad de asistir a la charla por la obligatoriedad de estudiar para el examen.

Por su parte, la escritura es el acto de comunicación que se lleva a cabo por medio de signos visuales impresos en hojas de papel, los cuales construyen un sistema de escritura completo o incompleto. La escritura puede ser formal o informal dependiendo del público al que vaya dirigido el mensaje. La comunicación escrita es difundida por medio de periódicos, revistas, libros..., y esta es comprendida mediante la lectura. Así también, el lenguaje escrito debe respetar todas las conveciones gráficas como signos de puntuación y ortografía.

Sistema de escritura completo: Se caracteriza por la relación entre los signos gráficos y los elementos de la lengua que transcriben. Tales elementos son las palabras, sílabas o fonemas que, a su vez, se clasifican en ideográficos, silábicos y alfabéticos; de allí que se necesite conocer esa lengua para comprender el significado de lo que escribió el autor, por lo que ningun sistema completo puede leerse si el lector no entiende la lengua que está allí representada.

Sistema de escritura incompleto: Es un mecanismo usado por medio de la memoria para recordar hechos significativos o temas generales. A este tipo de sistema también se le denomina subescrituras, usa como recurso nemotécnico la escritura pictórica, la ideográfica y otros. El objetivo de la pictografía y la ideografía es traer a la mente una imagen o mensaje que nos ha dejado la lengua oral. Si se trata de interpretar la escritura de un sistema incompleto, sin tener conocimiento previo de esa cultura, se corre el peligro de no comprender íntegramente su significado, o de realizar una interpretación errónea.

La comunicación por escrito carece de todos los elementos no verbales que acompañan el mensaje oral, como los gestos, silencios...; y está basada únicamente en el significado formal de las palabras. En consecuencia, exige un número mayor de palabras para expresar la misma idea. Se dirige a un receptor desconocido y ausente, por lo que la claridad y precisión son fundamentales.

Las distintas concepciones teóricas del lenguaje (bien sea oral o escrito) han tendido progresivamente a diferenciar la oralidad de la escritura. Se han formulado así, diferencias contextuales entre ambas:

  • En tanto la comunicación escrita se efectúa a través del canal visual y permite - mediante la lectura - una transmisión de información mayor que la que se produce oralmente, la comunicación oral se transmite fundamentalmente por el canal auditivo.
  • El receptor de una conversación oral percibe sucesivamente los sonidos que se encadenan en palabras y oraciones. En cambio, el receptor de un texto escrito tiene una percepción simultánea del texto como totalidad, de sus dimensiones, y esto le permite programar el tiempo que le demandará su lectura.
  • La comunicación oral es espontánea e inmediata, esto significa que el emisor, aunque puede rectificar su emisión, no puede borrarla, ya que elabora y emite un mensaje de manera casi simultánea al momento en que es comprendido por el receptor . Por su parte, el receptor debe ir comprendiendo el mensaje a medida que este es emitido. Caso contrario, la comunicación escrita presenta la peculiaridad de ser elaborada y diferida. El emisor puede revisar, corregir o rectificar su mensaje antes de que llegue al receptor, sin que éste se percate de los cambios o rectificaciones que se han realizado en la producción del texto. A su vez, el receptor puede elegir el tiempo que se tomará para leer el texto, y puede ratificar o rectificar la comprensión del mismo.
  • La comunicación oral es efímera, no solo porque el sonido es perceptible en forma momentánea y luego desaparece, sino también porque la memoria de los receptores, y aun la de los emisores, es incapaz de recordar todo lo hablado. La comunicación escrita, en cambio, es duradera, ya que las letras se inscriben en soportes materiales que permanecen en el tiempo. Esta permanencia le otorga a los textos escritos prestigio social y credibilidad, ya que la inscripción en el material representa un registro inalterable y así adquiere el valor de testimonio.
  • El lenguaje oral se apoya en un gran número de códigos verbales como los movimientos corporales y la entonación de la voz; mientras que en el lenguaje escrito se deben desarrollar recursos lingüísticos para transmitir ciertos significados que ameriten ser esclarecidos.
  • Finalmente, la comunicación oral está acompañada de contextos extraverbales necesarios para su comprensión: la situación comunicativa, el momento y lugar en que se produce...los cuales no necesitan ser explicitados. Por el contrario, el texto escrito suele ser autónomo del contexto específico en que se encuentra el autor en el momento de escribirlo, y el lector en el momento de leerlo. Si es necesario para la comprensión textual, los autores de textos escritos deben crear verbalmente los contextos para que el lector pueda entender el mensaje.

En lo que respecta a las diferencias textuales, se distingue:

Adecuación:
En la comunicación oral, el uso de la lengua suele indicar la procedencia geográfica y social; además, la oralidad carece de un lenguaje formal, y comúnmente se abarcan temas generales.
En la comunicación escrita existe una tendencia a eliminar las variantes lingüísticas regionales y coloquiales, y utiliza el registro estándar de la lengua. Asimismo, suelen abarcarse temas específicos con un lenguaje formal.

Coherencia:
En el lenguaje oral se producen disgresiones, repeticiones, datos irrelevantes y son constantes los cambios de tema, puesto que las estructuras que jerarquizan la información son bastante abiertas, lo que permite pasar de un tema a otro sin solución de continuidad. Estas estructuras no tienen formatos canónicos, sino que se construyen con gran libertad por parte del hablante.
En las producciones escritas, la selección y organización de la información es rigurosa, se destaca la información relevante y se evitan las disgresiones y redundancias. Las estructuras de los textos escritos suelen ser cerradas, lo que le aporta un carácter de conclusividad; además, responden, por lo general, a distintos estereotipos de acuerdo con el tema que se desarrolle y con las intenciones del autor.

Cohesión:
En la comunicación oral, los conectores del habla están dados por elementos pertenecientes a códigos no verbales, por ejemplo el cambio de entonación o de velocidad en lo que se dice.
En los textos escritos, la conexión de las frases la forman elementos gráficos (signos de puntuación) y gramaticales, conectores lógicos y semánticos, pronominalizaciones, sinónimos, etc.

Léxico:
El lenguaje oral permite el uso de:

  • Palabras hiperónimas con función de comodines (palabras como "cosa", "désto"...son utilizadas para reemplazar nombres de cosas, ideas, lugares o cuestiones generales que aparecen en la conversación) y por lo tanto, es infrecuente el uso de vocablos con significados específicos.
  • Muletillas ("este", "¿si?", "bueno") con función de enlaces, aunque no concuerden con la conexión lógica.
  • Onomatopeyas y refranes.
  • La repetición léxica.
El lenguaje escrito presenta mayor precisión léxica y conceptual, y se caracteriza por:

  • Eliminar elementos lingüísticos que no tengan un contenido semántico específico (muletillas).
  • Eliminar repeticiones léxicas mediante el uso de sinónimos.
  • Utilizar los vocablos en su acepción semántica más formal y precisa.

En conclusión, aunque el código lingüístico es el mismo tanto en la lengua oral como en la escrita, son notables las diferencias entre una y otra. Estas se deben, sobre todo, a las circunstancias que rodean la enunciación del mensaje, es decir, la situación en que se produce la comunicación. Es de suma importancia conocer las diferencias entre ambas formas de expresión, y además, saber aplicar -al momento de transmitir un mensaje- los elemetos explicados anteriormente, bien sea por vía oral o escrita, con la finalidad de mantener un contexto apropiado.


Vínculos externos recomendados:

Oralidad y escritura En este vínculo encontará información bastante amplia sobre el tema, por ejemplo: "La memorización oral", "la interioridad del sonido", "la cultura escrita y la metalingüística", entre otros.

Diferencias Este enlace le llevará a conocer detalladamente las diferencias entre la oralidad y la escritura. Así también, se incluye en esta página información sobre importantes autores que han tratado el tema de ambas formas de comunicación.